Pelusón en Hallowe'en

04-11-17

Pelusón en Hallowe'en

Bueno, pues ya me la ha vuelto a hacer! Pero que manía con disfrazarme de adefesio tiene la bruja esta! Pues que se disfrace ella, que con coger una escoba ya va de bruja!

Ayer, después de volver del parque, se fue de compras. Cuando volvió y empezó a sacar lo que había comprado, me temí lo peor. Efectivamente: tocaba sesión de fotos para Hallowe’en (que sigo sin saber qué se me ha perdido a mí entre calabazas). La que lió para montar el “escenario”!. Movió un mueble, descolgó un cuadro… Luego cerro las persianas porque había demasiada luz y terminó tropezando con todo lo que había puesto por medio. Cogió unas chinchetas para clavar en la pared una tela negra. Se le cayeron dos, y se clavó una en un pie. Lo que dijo, mejor no repetirlo. Después se sentó en la mesita baja sin acordarse de que había dejado las chinchetas sobrantes en ella. Ahí sí que se expresó a gusto. ¡Vaya lenguaje para una dama! Eso sí, yo me reí mucho: que se fastidie, por disfrazarme de estafermo.

En un momento dado de la sesión fotográfica, se le ocurrió coger a la gata, que es negra, para añadirla al escenario. Gatufa, que es muy suya, bufó, dijo que “¡y una mierda!” y se fue de la habitación, muy ofendida. El gato Filemón, que es un cobardica, se escondió debajo del sofá, maullando muy angustiado. Es idiota. Sisebuta, como estaba durmiendo, no hizo nada. También es idiota. Y yo ahí, solito y sin que nadie me defendiera. Claro que la verdad es que he quedado muy aparente. Bueno, yo salgo guapo siempre, porque soy el perro más guapo del mundo.

Pero de todas formas, como pretenda disfrazarme para Navidad, puede que corra la sangre. Estáis avisados.

Os paso algunas fotos, para que veáis el miedo que doy.

Feliz Hallowe’en!

 

Nuria R. Neagu