Ainda

Ainda "Aínda: Tu historia es una de esas de las que duelen para siempre en el corazón. Te encontramos en la calle prácticamente agonizando, con el fémur roto, sin fuerzas para mantenerte en pie.
Durante estos cinco días que has pasado hospitalizada lo hemos intentado todo, hemos agotado hasta la última posibilidad.

El mundo de la defensa de los animales me enseña que contra la irresponsabilidad humana, a veces TODO no es suficiente.

Has luchado hasta el final, me siento orgullosa de ti, gracias por esta lección de amor a la vida que nos has dado.

Ojalá tu triste historia sirva para que muchas personas tomen conciencia de la importancia de esterilizar, de no abandonar, de adoptar y de evitar que nazcan bebés inocentes para morir de la peor de las formas. Tú tuviste suerte, al menos no has sufrido, has conocido el amor y el respeto. Mucho más de lo que millones de gatos conocerán.

Descansa pequeña luchadora, vives en mí para siempre. Te quiero." Amanda.