Pua

Pua Lo siento pequeño ya descansas , espera en el arco Iris.
Gracias a todas las que hemos estado involucradas con este chiquitín, que un dia de Navidad fué abandonado en una clínica veterinaria con la idea de que acabaran con él, así entró en Nueva vida de la clínica pasó a una casa de acogida y de esta, pasó Fermín, quién le ha cuidado todos estos meses.
Gracias Teresa, tu hermano, Nieves y Loreto.
Adios Pua, tu dueña no supo valorarte, pero el resto de personas que te conocieron si, la pena es haberte conocido tan tarde.