Consejos para evitar que mi perro ladre

El ladrido es un sistema de comunicación natural del perro y puede hacerlo por motivos muy diversos, hace falta que tu o un especialista identifiquéis de que se trata. El problema aparece cuando pasa a ser una costumbre rutinaria para él: se puede convertir en un verdadero problema durante el paseo, en el momento de recibir visitas en casa, cuando interactúa con otros perros, etcétera.
Para evitar que tu perro ladre, hay que tener mucha paciencia, comprensión y en casos grabes debemos acudir a un especialista. Debes saber que el ingrediente clave para evitar esta conducta es la constancia y el cariño del dueño. No existe ningún truco o remedio rápido para evitar este problema, recuérdalo.

Causas del ladrido del perro

Para solucionar el problema primero debes identificar correctamente las causas que lo provocan, a continuación vamos a detallar las más comunes:

  • Estrés: Antes de empezar a trabajar debemos asegurarnos que las necesidades de nuestro can estén cubiertas al 100% y cuando nos referimos a las 5 libertades hablamos de sus rutinas de paseo, comida y relación con su dueño entre otras. Si alguna de sus necesidades básicas no está siendo cubierta puede que nuestro perro esté tratando de liberar el estrés acumulado. En condiciones muy extremas de clima, adiestramiento avanzado, excesiva soledad, poco espacio o frustración puede que utilice el ladrido como su única vía de escape.
  • La soledad y el aburrimiento: Los perros son animales sociales, necesitan comunicarse e interactuar constantemente con su entorno y más si se trata de perros muy activos. En la naturaleza un perro viviría junto a su manada las 24 horas del día y aunque se encontrara relajado siempre tendría alguien a quien mirar, mordisquear y jugar. Pregúntate si dejas mucho tiempo a tu perro solo en casa, si es así quizás deberías buscarle un nuevo compañero o proporcionarle juguetes que le distraigan. Aún así antes de adoptar un nuevo miembro deberás solucionar el problema pues inevitablemente tu mascota va a tener que quedarse sola algunas veces. El problema puede agravarse si existen varios perros de una misma zona que estén en condiciones similares pues se pueden contagiar entre sí.
  • Una mala socialización: Incluso los perros que están constantemente acompañados y entretenidos pueden a veces ladrar a objetos concretos, vehículos y personas. ¿Por qué sucede esto? Quizás no le estemos educando de la manera correcta. A partir de los 3 meses de vida sería ideal relacionarlo con su entorno cotidiano poco a poco para que no sienta miedo. Cuando se trata de un cachorro es fácil, pues él te utiliza como ejemplo y si tú demuestras seguridad y pasividad cuando sucede, el perro va a percibirlo igual, además le costará menos tiempo aprender. Si por el contrario tu perro ya es un ejemplar adulto, no te preocupes, aunque le va a ser más difícil solucionar el problema siempre estás a tiempo para mejorar su conducta. Se trata de estímulos externos que lo desconciertan e inquietan. Para ello, debemos identificar concretamente cuáles son los estímulos que están desencadenando los ladridos para poder actuar en consecuencia.
  • Entusiasmo: Existen tipos de perros altamente excitables y juguetones que no pueden evitar ladrar ante algunos estímulos. Normalmente sucede cuando juegan con otros animales, descubren cosas nuevas, hacen mucho ejercicio, reciben a su dueño en casa. Incluso se pueden llegar a orinar de la emoción.
  • Frustración: Este es un problema muy significativo y es que dejar a tu perro solo en un ambiente en el que no pueda hacer nada, frustra su condición. Necesita explorar, tener un espacio propio y poder hacer “su vida” tranquilamente. Proporciónale juguetes adecuados, juegos de inteligencia, practica con él trucos que hagan que se lo pase bien etc. Jugar con luces tipo láser que jamás alcanzarán, por ejemplo, también es motivo de frustración.
  • Adiestramiento inconsciente: Sin querer muchos propietarios premian los ladridos de sus mascotas en situaciones concretas que les gustan o les hacen gracia, el problema aparece cuando el perro lo utiliza constantemente para pedir sus premios y descontrola el ladrido generalizándolo en lugar de utilizarlo para situaciones concretas.
  • Herencia: Determinadas razas de perro condicionadas por la genética hacen que sea propenso a ladrar. Los perros de caza son un ejemplo.
  • Perro guardián: Si tu perro ladra cuando oye el timbre debes saber que es una actitud de vigilancia propia en su naturaleza. Él te alerta de que hay alguien ahí y espera que tú lo investigues.
  • Problemas de salud: Algunos perros con la edad pierden capacidades auditivas o de visión, por ese motivo pueden ladrar, se trata de la vejez.

Para que puedas identificar correctamente si se trata de una causa concreta o de varias no intentes reprimir o regañar al perro, antes de empezar a trabajar con él debes conocer en profundidad todas las causas que le inquietan.

Trucos para evitar que tu perro ladre

Deberás contactar con un profesional experimentado como un educador canino que te ayude a solucionar este problema y es que en ocasiones podemos perjudicar más que ayudar utilizando técnicas diversas. Cada perro es un mundo y las causas por las que ladre pueden ser muy diversas. Aún así y mientras esperas a la figura de un etólogo puedes utilizar estos trucos.

  • Fomenta la tranquilidad y relajación tanto en casa como en el exterior. Acaríciale suavemente y de forma sensible cada vez que se encuentre relajado.
  • Si tu perro conoce el significado del “No” utilízalo cuando ladre sin motivo.
  • Haz ejercicio con tu mascota para que elimine el estrés.
  • Ante una situación muy estresante o que le dé miedo márchate con tu perro cuanto antes hacia un lugar más seguro para él.
  • Intenta pasear con él en horarios y tramos tranquilos para prevenir esta situación, una vez veas mejoras podrás intentar pasearle en sitios o momentos de más actividad.
  • No fuerces el contacto o la interacción con otros perros o personas si no lo desea, cuando él esté preparado ya avanzará e intentará relacionarse.
  • Utiliza el sembrado y deja que huela tanto como desee durante el paseo. Eso hará que se sienta más relajado y tranquilo.
  • Seguir todas estas pautas de forma constante harán que tu perro poco a poco reaccione con más tranquilidad, eso sí, debes ser constante y enfocarlo todo positivamente. No sacarás nada de forzar a tu mascota a hacer algo que no desea.
  • Jamás debemos utilizar collares estranguladores o con descargas. Podemos propiciar una actitud muy negativa y agresiva del perro que se puede volver en nuestra misma contra o en la de nuestros familiares.

Recordamos que cada perro es un mundo y que estos consejos pueden no funcionar siempre. Es recomendable acudir a un especialista quién entenderá perfectamente las causas y nos aconsejará correctamente sobre cómo aplicar las técnicas. ¡Suerte a todos!

Extraído de http://www.expertoanimal.com/consejos-para-evitar-que-mi-perro-ladre-2504.html
Autor: Mercè Garcia

¡Gracias por compartir!