Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Menu Menu barra

Este Pelusón...

01-12-17

Este Pelusón...

Por: Nuria Neagu Corzo

 

¡Hola! ¿Cómo estáis? Yo estoy muy contento, porque resulta que mi mamá no encuentra el gorro de Papá Noël y no me va a poder hacer fotos disfrazado de adefesio navideño. Claro que lo mismo me disfraza de Rey Mago, y no respondo de lo que pueda suceder! Que disfrace al tontaina de Filemón, a ver qué pasa.

Esta semana mi mamá está de turno de tarde, así que vamos al parque dos veces todos los días. Por cierto, tengo que hablar con el Jefe del parque, porque lo que no se puede consentir es que en mi estanque se metan unos patos que a saber quiénes son y de donde vienen. Anteayer me tuve que meter en el agua para regañarles. Por cierto, a ver si la calientan porque ya va haciendo frío.

Dentro de tres semanas mi mamá coge vacaciones. Qué bien! Estaremos todo el día juntos, pasearemos mucho por el parque y me rascará la barriga, que es lo que tiene que hacer, y no cuando se pone a hacerles monerías a los gatos.

Vuelvo a estar muy preocupado con el tema de Papá Noel. A ver: ese señor está muy gordo y no puede caber por la chimenea. Además, en la mayoría de casas no hay chimenea, así que…¿por dónde entra? Yo pienso estar muy atento, no vaya a ser que en vez de regalos se le ocurra llevarse los zapatos y la liemos.

Para que mi mamá no se preocupe por mis regalos, le voy a decir que me lo pido todo, y así no hay problema. ¿Qué os parece la idea? Entre Papá Noel y los Reyes, seguro que me van a traer montones de cosas. Pero que sean cosas útiles, nada de collares, correas, camas o chubasqueros. Cosas como chuletas de cordero, filetes de solomillo, chuletón de ternera…..cosas lógicas y normales.

Ya os iré contando según se acerque la Navidad.

Por cierto, la loca esta me bañó a traición el otro día. Esto ya se está convirtiendo en una manía peligrosa. Total, porque me revolqué en una m***** hay que ver como se puso. Me regañó, no me dio un cachete por no ponerse perdida, me llamó “cochino perdido”, me llevó a casa a toda prisa, sin dejarme rozar las paredes ni las cortinas ni nada cuando entramos...¡Menuda bruja está hecha! Pues la próxima vez lo haré con disimulo, y ya veréis la sorpresa que se lleva. Je, je, je….. Las voces se van a oír en San Lorenzo del Escorial. Lo que me voy a reír….

Autor: Nuria Neagu Corzo