Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Menu Menu barra

Tratar los problemas de articulaciones de forma natural para evitar efectos secundarios

01-12-17

Por: Esther García, responsable de Herbolario para animales Sol de invierno (C/ Lope de Rueda 32, Madrid). www.herbolariosoldeinvierno.es

Si tu perro o gato ya no corre o salta igual que antes es muy probable que se deba que sus articulaciones le duelen, pero también ciertas razas presentan problemas de este tipo (artritis, artrosis, displasia…) casi desde cachorros.

Para aliviar el dolor el tratamiento veterinario convencional se basa en los llamados AINE (Antiinflamatorios No Esteroideos), que en muchas ocasiones causan vómitos, diarreas e incluso úlceras estomacales a los animales. Además, al ser administrados durante largo tiempo deterioran el estómago, hígado y riñón. Por eso se hacen necesarias opciones naturales, que sean efectivas, pero que no produzcan efectos secundarios. Algunas de ellas son:

Remedios herbales y suplementos nutricionales

Los condoprotectores naturales proporcionan resistencia y elasticidad a las articulaciones y tejido conjuntivo gracias a las propiedades antiinflamatorias de plantas como el harpagofito, el árnica, la cola de caballo, la cúrcuma, la boswellia, la alfalfa o la yuca. Otras plantas beneficiosas porque nutren las articulaciones y eliminan toxinas son la ortiga y el diente de león. También es conveniente aportar al animal ácidos grasos Omega 3 que se encuentran, por ejemplo, en los aceites de linaza, así como los suplementos con glucosamina, condroitina, vitamina C y MSM, ya que nutren el cartílago de las articulaciones afectadas.

La forma de administración es sencilla, basta con añadir la cantidad indicada de líquido, cápsula o polvo en la comida de nuestro perro o gato.

También Los aceites vegetales son otra gran ayuda para aliviar dolores articulares, tanto aplicados mediante masajes como ingeridos (siempre y cuando sean aptos para ingerir). Los más indicados para dolores articulares son los de árnica, abedul, cáñamo y lino. En este caso, el animal escogerá la cantidad de aceite que necesita tomar (como defiende la zoofarmacognosis).

Acupuntura

La acupuntura veterinaria ayuda a aliviar el dolor al estimular los nervios, aumentar la circulación sanguínea, aliviar los espasmos musculares y causar la liberación de hormonas como las endorfinas y cortisol. Es muy efectiva para disminuir el dolor en casos de osteoartritis o displasia, por ejemplo, permitiendo disminuir en gran número de casos la medicación prescita y con ello sus negativos efectos secundarios. 

Masajes y terapia acuática

Los masajes o la terapia acuática también ayudan a aliviar el dolor ocasionado por problemas en las articulaciones. En concreto, el  masaje chino Tui-na, basado en movimientos, fricciones y estiramientos de acuerdo con el sistema de meridianos que recorren el cuerpo es muy útil, por ejemplo, en problemas musculoesqueléticos como las displasias o como parte de la rehabilitación postquirúrgica de cirugías traumatológicas. Además, no es complicado aprender los movimientos básicos y aplicarlo en casa.

Control del peso y ejercicio

Un nivel de actividad adaptado a cada caso es muy importante para mantener el peso ideal de nuestro perro o gato, ya que el sobrepeso supone, lógicamente, una sobrecarga para las articulaciones. Por eso, cuidar la dieta del animal es aún más importante. Si se le alimenta con pienso y comida húmeda preparada es recomendable que no lleve aditivos artificiales, que no tengan cereales y que incorpore plantas medicinales como el harpagofito o la cola de caballo, o nutrientes como el mejillón de labio verde.

En cualquier caso, la llamada dieta cruda natural o BARF es la opción más recomendable, siempre que los ingredientes estén equilibrados y sean de calidad, preferiblemente ecológicos, para evitar que ingieran los antibióticos y hormonas que se utilizan en la ganadería industrial.

Probióticos

Lograr una perfecta nutrición es, de todos modos, casi imposible, por lo que siempre es recomendable reforzar varias veces al año la flora intestinal (y con ello el sistema inmune) con suplementos de probióticos. También es recomendable añadir alimentos o suplementar con antioxidantes como la astaxantina, los arándanos o las bayas de goji, y con plantas como el orégano, la albahaca, la canela, el perejil, el comino o el jengibre.