Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Menu Menu barra

Rita

Rita La llamamos Rita, era de un criador, apenas pesaba 3 kilos. Tenía tantos tumores que parecía una bolsa de mejillones. Pero un día su vida cambio.
Vino a Madrid. Una señora estupenda nos dio sus ahorros de vacaciones para operarla...
La operación fíe tremenda... La castraron y la quitaron todos los tumores... Estuvo tres días sentada sin moverse..!
Pero poco a poco empezó a recuperarse. La cuido otra señora en su convalecencia... Y POR FIN SU SUEÑO SE HIZO REALIDAD...!!! Quería irse a jubilarse a la playa, como todo el mundo... Y ahí estaba Gabriela, que vino a buscarla y se la llevo.... Ha vivido unos años maravillosos con ella.... Playita, terrazas, paseos....
Ayer se fue al cielo con una sonrisa. Gracias, Gabriela, por quererla y hacerla feliz.
ADOPTAR A UN ABUELITO ES UNA EXPERIENCIA EXTRAORDINARIA. Los,pocos,años que se vive con ellos merecen la pena.