La desungulación, ¿qué es? y ¿por qué no hacerlo? 2ª parte

6. Estrategias respetuosas con los gatos para ocuparse de las uñas

 

El primer paso para ocuparse del problema de las uñas de una forma humana es olvidarse de la desungulación. Comprométete a preservar las uñas de tu gato. Si ya has hecho eso, has empezado con buen pie.Ahora, desarrolla una estrategia con tres objetivos:

*Proporcionar medios para las necesidades de rascado del gato.
*Convertir los muebles, y las piernas, en superficies poco agradables de arañar.
*Opcionalmente, reducir el daño de los arañazos recortando las uñas o usando SoftPaws.

Además, en internet hay un número importante de buenas páginas acerca de cómo tratar y coexistir pacíficamente con las uñas de los gatos.

6.1. Rascadores

Los postes rascadores son la base, en sentido literal y figurado, de toda estrategia para ocuparse del problema de las uñas. La importancia de los rascadores nunca estará sobrevalorada. No te limites a ir a la tienda de animales, comprar un rascador y soltarlo en tu casa. Eso no funcionará. En vez de eso, monta un entorno cómodo y bien pensado para el rascado, siguiendo los consejos que aparecen más adelante. Tu gato te lo agradecerá muchas veces al día.

6.1.1. Tipos de rascadores

Todas las casas con gato deben tener al menos un poste rascador vertical clásico. Esto es lo que hay que buscar: el poste debe ser robusto, con una base grande y/o pesada. Debe tener al menos 70cms de altura, para que el gatito pueda hacer un estiramiento completo, con las uñas ancladas bien alto en el poste. La superficie de rascado debe facilitar buena resistencia para que las uñas puedan clavarse bien. La cuerda de pita, la madera desnuda o una alfombra firmemente tejida son buenas opciones. De hecho, el mejor material es “todos los anteriores”; la mayoría de los gatos adoran clavar las uñas en una variedad de texturas.Un “árbol para gatos” de techo a suelo, con varios niveles, es más que un poste rascador, es un patio de recreo todo terreno para gatitos. Cuesta un montón, pero dura diez años o más y rentabiliza su precio al mejorar la salud de los gatos y proporcionar más diversión para todos. Es un gran regalo de cumpleaños o aniversario de adopción.Para mi dinero, no hay mejor inversión que un poste rascador de cartón. En España contamos con el arañador Friskies que les encanta.Gratis no es un mal precio para un poste rascador decente. Un tocón de árbol es el poste rascador más antiguo y funciona tan bien como siempre. Un trozo de madera o la parte de atrás de una alfombra vieja pueden ser perfectamente aceptables como rascadores; tu gato lo confirmará. También puedes hacer tu propio rascador de cartón con cajas de cartón acanalado; todo lo que necesitas es un par de tijeras y un poco de tiempo libre (también puedes hacerlo mientras ves la televisión).Si eres mañoso con la madera, puedes construir postes soberbios por una pequeña fracción del coste de comprarlos. En Internet hay planos y consejos.

6.1.2. Situación

Los gatos prefieren arañar sobre algo que esté a mano, no a dos habitaciones de distancia. Distribuye rascadores con profusión en los lugares donde tus gatos pasen más tiempo. A los gatos les gusta rascar cuando hacen su entrada triunfal en una habitación, así que debes colocar algunos rascadores cerca de las divisiones entre una habitación y otra.Si tu gatito ya ha empezado a arañar el sofá, coloca un poste rascador directamente enfrente del lugar donde araña, y cubre temporalmente el sofá con una sábana o cinta adhesiva de doble cara. El poste debe ser robusto y alto, y tener una textura basta, tipo tela de sofá, para ser un serio competidor ante el verdadero sofá. Una vez que tu inveterado rascador empiece a usar el poste con regularidad, puedes mover lentamente (unos pocos centímetros al día) el poste a su localización definitiva (o dejarlo donde está).Si tu gato ignora un rascador perfectamente adecuado, muévelo medio metro; a veces, por razones que sólo tu gato conoce, esa es toda la diferencia.La diversidad de los gatos nunca deja de sorprenderme. Tu gato puede tener su propio estilo de arañar, quizá prefiera postes cubiertos de alfombra suave de felpa y colocados en los lugares más peregrinos. A veces tendrás que ser “contraintuitivo”.Utiliza incentivos para hacer que tus rascadores sean más atractivos. Esparce algo de hierba gatera por encima. Esconde un juguete en la parte de arriba. Rasca con tus propias uñas el poste diciendo: “¡vamos a rascar!”.

6.2. Cobertores

Es alucinante con qué frecuencia se pasa por alto esta técnica increíblemente efectiva y de bajo coste. Cubre los muebles para que el gatito no pueda arañarlos. Es casi demasiado fácil.

6.3. Salva Sofás

Los Salva Sofás son protectores de plástico duro transparente para tus sofás o sillas. Los Salva Sofás tienen una parte que va debajo del mueble y queda sujeta por el propio peso del mismo, así que no hay grapas ni velcro ni nada parecido. El plástico protege los muebles y los Salva Sofás son discretos, casi invisibles.

6.4. Cortar las uñas

Cortar la punta de las uñas de los gatos elimina el borde afilado, reduciendo enormemente cualquier daño por arañazos, pero permitiendo que el gato siga siendo un gato. Los gatitos se acostumbran a que les corten las uñas con bastante facilidad. Con los gatos adultos, hay que trabajar un poco para conseguirlo. La mayoría de las tiendas de animales venden tenacillas cortauñas especiales para gatos.Varios libros y páginas en Internet contienen instrucciones detalladas acerca de cómo cortar las uñas a un gato; léelas antes de intentarlo en casa. También puedes delegar la tarea en el veterinario o peluquero felino.

6.5. SoftPaws

Se trata de otro gran producto, y me gustaría que toda clínica veterinaria del país mostrara sus folletos en un lugar privilegiado de la recepción. Los SoftPaws son cobertores de vinilo que encajan sobre las uñas del gato. Duran unas 4-6 semanas, y son sencillos de sustituir. Salvan a miles de gatos cada año de ser desungulados, y además son bonitos. http://www.softpaws.com/

6.6. Disuasión

Convierte el sofá, el armario y tus brazos en superficies desagradables de arañar, desde el punto de vista de tu gato. No se debe recurrir únicamente a la disuasión como estrategia para manejar el problema de las uñas. Debe combinarse con la acomodación. El punto principal de la estrategia ha de ser adecuar las necesidades de rascado del gato, no inhibirlas.No todas las tácticas disuasorias funcionan con todos los gatos. Un gato puede sobresaltarse con una pistola de agua, otro puede ignorarla, y otro puede quedar traumatizado por ella. Si pruebas una táctica disuasoria y no es efectiva o asusta al gato, no la uses.Asegúrate de que tu gato asocia la táctica disuasoria con la acción de arañar, no contigo. Si se da cuenta de que eres tú el que le está salpicando con agua, puede cogerte miedo o enfadarse contigo; y no es eso lo que quieres.Sé coherente. Si no quieres que tu gato arañe el sofá, no le des señales contradictorias, permitiéndole arañarlo a veces.Algunas tácticas disuasorias incluyen: pistolas de agua, Sticky Paws (cintas adhesivas anchas de doble cara), decir “no” en tu tono moderadamente alto de “eres un gato malo”, dar palmadas, y el truco de las “monedas en la lata de refresco” (llena una lata de refresco vacía con monedas, ciérrala con cinta adhesiva, y coloca la lata precariamente en el borde del sofá; cuando el gatito salte al sofá, la lata caerá al suelo, haciendo un ruido fuerte).

6.7. Jugar con sentido común

No utilices tu mano como un juguete; estarás enviándole un mensaje confuso a tu gato e invitándole a arañarte. Utiliza juguetes que permitan que el gato los arañe con todas sus ganas…, pero a una distancia prudencial de ti. Si tienes un gato que usa sus uñas para jugar, Anita Frazier recomienda lo siguiente:”Quédate quieto y relajado, desengánchate las uñas empujando las patas hacia delante, nunca tires. Inmediatamente después, llévate al [gato] culpable lejos de ti de forma amable pero firme, dirigiéndole palabras de profunda decepción. No te pongas nervioso en modo alguno ni alces la voz; debes amortiguar en todo lo posible tus muestras de emoción. Ignora ahora al gato al menos durante tres minutos.” (De The New Natural Cat.)[Nota del Editor: Este acercamiento puede parecer simplista, pero yo lo utilicé con éxito para enseñar a Harlequin a no usar las uñas al jugar, cosa que su anterior dueño aparentemente sí le había permitido; quizás esa fuera una de las razones por las que acabó en un refugio

6.8. Tolerancia

La tolerancia es, de hecho, parte de la estrategia humana para manejar el problema de las uñas. Hay que ser realista acerca del hecho de vivir con un animal. Tu gato toma decisiones y comete errores, tiene cambios de humor, reacciona al miedo o cuando percibe un peligro, se pone nervioso. Igual que cualquier persona. A veces es caprichoso, eso es parte de su encanto. Tiene una necesidad inalienable de arañar; no puede evitarlo. Acepta como hecho inevitable que tu gato a veces arañe “fuera de sus límites”. Nunca le desfigures permanentemente por hacer eso. Comprende los motivos de tu gato para usar las uñas. Aplica remedios humanos y razonables para las infracciones de rascado. Sé compasivo. Permítele conservar sus dedos. Parte de la responsabilidad de ser buen cuidador de tu gato es ser tolerante con sus comportamientos innatos y naturales.

7. Las uñas: una parte integral del gato completo

Todos los gatos nacen con uñas. Los gatos disfrutan del hecho de tener uñas; ni un solo gato que tenga uñas decide dejar de utilizarlas ni siquiera durante un día. Todos los gatos están a favor de conservar las uñas. Debemos respetar eso. Las uñas son parte integral de la vida diaria de los gatos. Los gatos usan las uñas para docenas de tareas, siendo arañar la más importante. Los gatos necesitan arañar todos los días, y necesitan uñas para hacerlo.Las uñas retráctiles de los gatos no son apéndices externos. Son parte de la estructura básica de un gato, y los músculos y tendones que las sostienen son parte de su anatomía básica. En otras palabras, las uñas son parte del equipo estándar de El Gato Completo. El hecho de que haya que excavar profundamente para separar las uñas del resto del cuerpo es una gigantesca señal de advertencia que dice”¡No quitar esto a menos que sea absolutamente necesario!”.Los gatos no pueden hablar, pero sin lugar a dudas pueden comunicarse. Cada vez que un gato da un paso y camina sobre toda su garra, incluyendo la última articulación, es una indicación de que prefiere tener la garra completa, no sólo parte de ella. Cada vez que un gato se estira hasta la parte más alta de su rascador, extiende las uñas y hace ese ruido tan alegre, está diciéndonos que le gustan sus uñas. Ningún gato debería verse privado de unas herramientas tan magníficamente diseñadas y tan versátiles.Llena tu casa de postes rascadores y superficies donde arañar. Utiliza cobertores para los muebles, fundas para las uñas, tenacillas cortaúñas, y tácticas disuasorias suaves cuando sea necesario para manejar de forma humana las uñas de tu gato. Aprende por ti mismo buscando información en sitios de Internet y grupos de discusión. Alaba a tu gato con entusiasmo cuando use su poste rascador. Elogia sus fuertes hombros y espalda, que se mantienen en forma gracias a sus ejercicios diarios de rascado. Disfruta viendo a tu gato disfrutar de sus uñas

¡Gracias por compartir!