Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Menu Menu barra

historias de Ronrón y JR

01-02-18

Erase una vez dos gatitos: Ronrón, de 9 años, y JR de 2 años. Un amante de los gatos los rescató de la calle cuando los dos eran unos bebés.

El nombre de Ronrón se lo puso porque, desde el primer momento, ronroneaba de manera exagerada cuando lo cogían en brazos.

A su hermano lo llamó JR, de junior, porque lo recogió con solamente una semana de edad, la madre era una gata callejera que falleció a la semana de haber parido, así que tuvo que inventarse una papilla especial con la que, con ayuda de una pequeña jeringuilla, lo alimentaba  cada dos horas.

Como era una persona de gran corazón que amaba a los animales, aunque vivía en una pequeña casa,  tenía también un perro que había sido abandonado. Aunque de vez en cuando, para él no tenía nada para comer, sus animales nunca pasaban hambre, frio o miedo. Así vivieron los cuatro durante algún  tiempo, felices, con muy pocos recursos, pero mucho amor.

Pero la mala suerte siempre toca a los que no lo merecen. Hace un año, sin poder evitarlo, tuvo que dejar su casa. En esa situación inevitable y desesperada, empezó a buscar un nuevo hogar para sus bebes.

A pesar de todos sus esfuerzos, no lograba encontrarles un lugar, porque, obviamente, no quería dejar a sus peques en cualquier sitio. Por suerte, en contacto con una voluntaria de Nueva Vida, planteó su caso y encontramos un hueco para su perro, así como una casa de acogida para los dos gatitos, afortunadamente juntos. Eso fue un milagro, especialmente después de la traumática separación de su dueño y salvador.

Desde el inicio, la casa de acogida ha integrado a Ronrón y JR en su familia con mucho amor, paciencia y dedicación. Ronrón tenía algunos problemas de salud, y JR necesitaba tiempo para adaptarse a su nuevo entorno.

Todo se ha solucionado y ahora los gatitos están muy bien y muy cómodos. De vez en cuando hacen alguna trastada, como los niños pequeños, pero en general son muy buenos.

Ronrón ya está en perfecto estado de salud, toma un pienso especial recomendado por el veterinario. Es muy goloso, así que siempre controlan lo que come y no le dan ninguna otra cosa, pero aun así, está un poco gordito, para él, nunca es suficiente…Es guapísimo, afable, alegre y cariñoso. Como un peluche, siempre pegado al lado de las personas con quien vive, adultos y niños. Le encanta ponerse entre las piernas de la gente para que le acaricien. También le gustan los perros y otros gatos.

Ronrón es muy tranquilo y como buen gato, no hace lo que no quiere. Le encantan las caricias y los mimos, correr y saltar no es lo suyo. Se deja cortar las uñas sin problema, incluso para bañarle no da mucha guerra! Para Ronrón  el cambio a una casa de acogida ha sido bastante fácil, tan social que es y se deja engatusar rápidamente con un poco de comida.

JR ha necesitado más tiempo para adaptarse, pero también tiene muy buen carácter, es inteligente, independiente y cariñoso, pero cuando él quiere. Le encanta acercarse a la gente para recibir mimos, pero es él quien decide cuándo quiere recibirlos. Normalmente en las tardes, antes de dormir, el resto del tiempo le gusta pasarlo descansando en sus escondites. No le gusta que le cojan en brazos, se asusta si le fuerzas.

A los dos les encanta dormir en la cama acurrucados al lado tuyo.

Entre ellos, el dominante es Ronrón  sin duda. Juegan y no se pelean nunca, a veces duermen juntos. Pero si Ronrón  viene a comer, JR se va y le deja todo. No viven fuera. Siempre están dentro de la casa o en la terraza cerrada. 

La casa de acogida está muy a gusto con ellos, pero no los puede adoptar por su situación personal. Así que buscamos para los dos, juntos o separados, un hogar definitivo, y aunque sería genial que siguiesen juntos, en el fondo estamos convencidos de que separados también estarán bien. Al final lo más importante es que sean bien cuidados y queridos.

Para Ronrón  sería ideal un hogar donde le colmen de mimos y todas las atenciones que, hasta el día de hoy, le viene ofreciendo su casa de acogida. Ronrón se adaptaría sin problemas en cualquier casa, incluso con niños pequeños.

JR es más gato, gato, para él sería ideal estar con alguien que comprenda cómo son y que respete su espacio.

Estamos seguros que tarde o temprano alguien se fijará en ellos y sabrá darles el cariño que se merecen.

Quieres ser tú su familia?